Una respuesta al P. José Antonio Fortea Cucurull


[This post will be in Spanish because I am responding to a blog post written in that language, by the Spanish exorcist Fr. José Antonio Fortea Cucurull. I respect Fr Fortea and was very edified by an interview he gave in English about exorcism (available at Amazon.com). However, I beg to differ with his opinion about the Legion of Christ and those who are leaving it.]

Ésta es una respuesta a esta entrada del blog del P. Fortea. Respeto su trabajo y su opinion, pero quisiera expresar mi desacuerdo con algunas cosas que dice aquí. Escribo como un sacerdote en el proceso de dejar la Legion para la vida diocesana. No odio a los legionarios – al contrario, hay muchos que considero amigos, y les encomiendo a diario-. Estoy de acuerdo en que Dios ha obrado por medio de la Legión. Sin embargo, creo que la situación es más compleja de lo que el P. Fortea propone, y el dejar la Legion en la situación actual puede ser más que justificado.

Primero, el P. Fortea dice que el éxito visible de la Legion en extenderse por el mundo es signo del origen y bendición divina de la Legión. Esto no sigue lógicamente. El Islam, el budismo, los Testigos de Jeová, y los Hari Krishna también tienen muchos seguidores por todo el mundo. Éste tipo de éxito no prueba la autenticidad de contenidos. Hay que examinar las cosas más a fondo. Ahora bien, como dije antes, creo que sí Dios ha bendecido el trabajo de legionarios, y hay muchos hombres dedicados y santos entre ellos, pero no tiene que ser porque el fundador haya tenido buenas intenciones, y no significa que toda la institución esté bien.

Dice que cree que el P. Maciel “comenzó con buena intención, con fe, con vida estricta y entrega personal”. Según dijo el P. Luis Garza en una entrevista que, si me acuerdo bien, se acabó publicando por el internet: los abusos por parte del fundador datan desde la fundación, y incluso antes. Aunque indudablemente trabajó muy duro para fundar, y superó obstáculos muy difíciles, no llevaba una vida santa, y creo que hay bastante motivo para dudar de su pureza de intención.

No puedo hablar por todos los que estamos dejando la Legión, pero yo sé que mi perspectiva es compartida por muchos. No nos vamos porque el P. Maciel era un pecador. Como el P. Fortea resalta, el mal ejemplo de un hombre no desacredita toda una institución, y no debo rechazar a la vocación de seguir a Cristo por causa de un instrumento defectivo. Pero para los que dejamos la Legión, no se trata de esto. Es más complejo.

P. Maciel fue un hombre doble, con una máscara de santidad que cubría profundos problemas personales y psicológicas. En palabras del papa, llevaba una vida “aventurosa, mal aprovechada, y torcida” (lo dice en el libro-entrevista Luz del Mundo). Fue “una vida carente de escrúpulos y de verdadero sentimiento religioso” (comunicado del 1 mayo 2010), y todo esto (según el comunicado del Vaticano) ha tenido un impacto profundo en la vida, reglas y constitución de la congregación. Además, los legionarios hemos aprendido una versión falsa de la historia de la congregación. Modos de actuar y pensar que pensábamos eran santos y buenos, tienen que reconsiderarse y modificarse. En fin, la Legión no es lo que pensábamos. En un cierto sentido, nos juntamos a ella cuando se nos presentó bajo falsos pretextos.

También hay que tomar en cuenta que hubo bastante diversidad de reacción dentro de la Legión a las revelaciones sobre la vida del fundador. Hubo toda la gama de opinión, desde los que creían que todo fue un ataque al santo fundador, a los que concluían que la Legión es una secta de origen satánico. La información se nos dio de modo gradual y a veces no del todo honesto. Hubo una actitud institucional general de negación, de no reconocer la seriedad de los hechos y sus consecuencias e implicaciones. Hubo declaraciones públicas de legionarios que pusieron un “spin” positivo sobre las declaraciones del Vaticano. No se nos fue permitido hablar de ello con libertad. He oído de casos de religiosos “disidentes”, críticos del modo de actuar de los superiores, que fueron transferidos a comunidades pequeñas y alejadas. Hubo un control rígido de información que no nos dejaba conocer las acusaciones y los datos en detalle. Esto creó un ambiente que algunos (como yo) sentimos como irreal y sufocante.

Repito, la Legión contiene cosas muy buenas – muchas cosas sacadas de la tradición de la Iglesia, muchos frutos de la oración y reflexión de sus miembros. Aunque el fundador no fue santo, el ideal fundamental que nos proponía – servir a Cristo – es bueno, como también se resalta en la entrevista ya citada y en el comunicado. Hacen falta cambios profundos, pero hay mucho bueno que salvar.

En estas circunstancias, creo que es permisible y saludable que miembros de la Legión y del Regnum Christi se planteen la pregunta: sabiendo lo que sé ahora, ¿creo yo que Dios me llama a formar parte de esta organización? El proceso de reforma es y será un proceso largo, difícil y delicado; ¿me está dando Dios el carisma específico y necesario para ello? Yo, por lo menos, he concluído que la respuesta es negativa.

Espero que mis palabras no hieren a nadie, pero me parecía que las palabras del P. Fortea – por bien intencionadas que son – podrían causar daño a algunos que han salido o piensan salir de la Legión y del Movimiento. Yo creo que los que se quedan dentro con ojos abiertos y con la intención de seguir la verdad y la voluntad del Papa en todo, son personas valientes y dedicados. Pero también creo que hay muchos que, saliendo de la Legión, seguimos a Dios, y nos santificaremos en este camino.

About Matthew Green

I am a translator, origami artist/teacher, and photographer, a blogger, former philosophy professor, and I love to sing. You can see my photos on Flickr and buy prints of some of them on Fine Art America. You can find me on Instagram, Twitter (@mehjg), and in various and sundry other social media sites on the web.
This entry was posted in Church news and tagged , , . Bookmark the permalink.

6 Responses to Una respuesta al P. José Antonio Fortea Cucurull

  1. Fr John Stegnicki says:

    P Matthew,

    Concuerdo plenamente con sus conclusiones sacadas del blog del P Fortea. Él trata la fidelidad a la consagración por igual, no tomando en cuenta el hecho de que la Legión de Cristo fue fundada sobre bases dudosas como Ud mencionó a partir de las palabras del Papa y el comunicado de 1 de mayo. La acción del Espíritu Santo que santifica un hombre a pesar de las circunstancias adversas se da en toda la historia de todos los santo de la Iglesia. Un hombre que llega a la santidad en la Legión por su esfuerzo personal e la acción del Santificador no justifica toda la institución sea sano y admirable.

    Aquellos que permanecen en la Legión lo hace porque encuentran el camino de santidad personal, a pesar de las adversidades. Son favorecidos por los superiores e llevan frutos apostólicos. No puedo hablar de los otros que salieron, pero en mi caso no llevaba casi nada de frutos apostólicos en los 24 años que vivía en la Legión, no por falta de buena voluntad de mi parte, sino que no fue favorecido por los superiores. Nadie puede considerarse juiz de la propia santidad. Pero el árbol se conoce por los frutos. Era necesario salir para dar frutos y seguir caminando hacia la santidad.

  2. Ramón says:

    P. Mathew y P. John
    Como laico y ex miembro del RC, me ha sido toda esta situación de declaraciones contrarias a lo dicho por el Papa, donde la legión suele tratar de interpretar lo que dice, para verlo con una óptica que no puedo entender, como no puedo entender del todo ni el mensaje ni la motivación del P. Fortea, para expresarse como lo ha hecho. No dudo de su buena fe, pero no lo entiendo.
    Les agradezco sus comentarios, porque no me siento aislado. Comparto lo que dicen y espero que puedan realizar su vocación plenamente. Que Dios los bendiga mucho y encuentren la mejor forma de servirle a Él y a su Iglesia, llenos de amor y de paz.

  3. Fr Daniel Polzer says:

    Fr Matthew,
    I agree with your reflections. My reasons for leaving are much the same as yours. I am here in the Philippines in the diocese of Imus Cavite. Please send me an e-mail.

    Fr Daniel Polzer

  4. Carlos G. Valenzuela says:

    La opción preferencial por los ricos, la influencia en el Vaticano conseguida con dinero, el silencio cómplice como regla, novicios llevando a otros a las garras de Maciel, tantos pecados graves más, son un gran escándalo para nuestra Iglesia Católica. No son algunas manzanas podridas, es todo el árbol dañado de raíz. ¡Cuán difícil debe ser mirarse a la cara los unos a los otros! ¡Qué difícil debe ser encontrar un punto de referencia, un carisma “limpio”! La Legión debe desmantelarse, cerrarse y sus miembros dedicarse a la penitencia, en busca del desagravio por el daño causado a la honra de la Santa Madre Iglesia. Vender sus bienes y darlos a centros de atención de hombres y mujeres abusados, a escuelas católicas que atiendan a los predilectos de Jesús, los pobres.
    ¡Que Dios se apiade de ustedes!

    • Sin duda se ha causado un gran escándalo, y estoy de acuerdo de que el árbol está dañado de raíz, y todo esto consta del mismo comunicado del Vaticano. Sin embargo, el Papa ve que hay cosas buenas también, buenos hombres y buenas obras, y cree que se puede salvar el árbol, no desmantelarlo. La Legión reclutó hombres buenos de buena voluntad que fueron engañados por el fundador; a pesar de todos los defectos del sistema, esos hombres han hecho mucho bien. Yo no tengo dificultad en mirarle la cara a nadie; yo obré en buena conciencia dentro de la Legión, y también en salir de la Legión. Creo que hay muchos hombres dentro de la Legión que también actuaron y actúan en buena fe, y quieren reformar el sistema. Pero estoy de acuerdo con usted en que será difícil encontrar un punto de referencia nuevo para tener un carisma “limpio”.

  5. Anonimo says:

    Nunca he entendido: Cristo dijo “un arbol podrido solamente puede dar frutos podridos”. Maciel, y su metodologia que ha sido comparada y tiene mucho de culto (control de las mentes, control de su tiempo, enfasis en expansion, enfasis en el lider), me parece arbol podrido. Los frutos entonces, nos dice Jesucristo, deben estar podridos. Hasta ahora, los que mas proclaman los “frutos buenos” de la Legion son los miembros, ya sea de esta o del Regnum Christi. Pero ?como saben que su fruto realmente es bueno? ?Solamente porque se sienten mas cerca de Dios? ?Porque estructura su vida? Eso seria valido si ese fruto no estuviera “agusanado” por las experiencias casi macabras de gente como las 77 que firmaron la peticion al Papa para que cierre las precandidaturas. Yo estuve cerca de los Legionarios por mucho tiempo, y les aseguro que esa “manzana” esta agusanada comparada a otras formas de hacer religion, mas libres, mas espirituales, menos enfocadas al dinero, dinero, dinero, poder, poder, coercion, manipulacion de la conciencia (abuso psicologico! Lo vivi por an~os y an~os, y solamente lo reconozco como tal al estar en un ambiente mas sano). Entonces, “arbol podrido da frutos podridos, arbol bueno da frutos buenos”. Es lo que Cristo dijo. ?A quien le vamos a hacer caso? A Dios, o a otro????

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s